miércoles, marzo 19, 2008

¿Por qué me gusta programar?

El desarrollo de software (al igual que la música, la escultura o la pintura) es una actividad creativa y, hasta si se quiere, artística.


Cuando un músico escucha una melodía que acaba de componer o cuando un escultor retoca el último detalle de su obra maestra, está ante un logro personal, pero que fue hecho pensando en los demás.

Está ante el fruto de su trabajo, que tuvo que realizar para pasar de una idea o modelo que estaba solo en su imaginación, a algo perceptible por los otros. Y ese logro causa una gran satisfacción.

El desarrollo de software (al igual que la música, la escultura o la pintura) es una actividad creativa y, hasta si se quiere, artística.

Es una actividad en la que una persona (el programador) debe plasmar una idea en un programa que alguien usará luego.

Y es muy probable que esa idea sea algo totalmente novedoso, algo que nadie antes ha visto. Y ver esa idea traducida en software produce una sensación que únicamente un programador puede entender.

Ser programador no es fácil, pero es divertido. Desarrollar software es, definitivamente, una tarea compleja.

Deberemos ser capaces de interpretar al usuario, de entender qué es lo que necesita (aunque muchas veces el mismo no sabe qué es lo que necesita).

Pasaremos largas horas pensando un algoritmo que resuelva el problema de nuestro cliente de la mejor manera. Muchas veces nos iremos a casa y seguiremos pensando en ese dichoso algoritmo. Nos iremos a dormir (probablemente tarde, porque habremos dedicado parte de nuestro tiempo libre a aprender nuevas tecnologías) y despertaremos pensando en el algoritmo o incluso, con la solución en mente.

Pero cuando escribamos la última línea del código que implementa ese algoritmo y lo veamos funcionando, obtendremos una gran satisfacción que solo puede entender otro programador.

Cuando escribí mi primer línea de código, debo haber tenido unos 11 años (iba en 2° de Secundaria).

Ese día, al ver que una secuencia de caracteres casi ilegible formaba una figura en la pantalla del monitor B/N (la época de las PC's recién comenzaba). Me di cuenta de que eso era lo que quería hacer el resto de mi vida.

Creo que cada persona que quiere dedicarse a ser programador, antes de nada, debe experimentar que sensación produce ver su programa en ejecución.

Aquel que no sienta nada jamás podrá ser un programador, porque la mayor recompensa es, justamente, esa sensación, aunque sean las 4 de la madrugada y llevemos más de 4 días sin dormir.

3 comentarios:

El George dijo...

programar es un arte que mejora con el tiempo aunque tambien se tienen sus mañas a la hora de tirar codigo. pinta bien tu blog ojala hables mas de la programacion minimo unos ejemplos o que se yo.

me apasiona programar y tengo un blog pero no de ese tema.

saludos

Anónimo dijo...

any more posts coming ?

Anónimo dijo...

"programar es el arte de ordenar los datos a voluntad"

.